• Adriana Arismendi

¿Qué significa cambiar?

¿Sabes por qué existe el cambio? El cambio existe porque el tiempo no retrocede, cada minuto vivido queda automáticamente en el pasado y con cada vivencia nuestro intelecto se nutre, lo que nuestros ojos ven, lo que nuestros oídos escuchan y lo que hacemos, influye en que nuestro comportamiento cambie. El ciclo de la vida es una secuencia de eventos en constante evolución, por lo cual nunca estamos exactamente igual. Todo cambia, hasta lo que no queremos que cambie.



Vivimos de extremos, si estamos viviendo una situación que nos llena de dolor o incomodidad por millones de razones, entonces pedimos a Dios, al universo, a la vida o a lo que sea que consideremos más grande, porque esa situación cambie. Quisiéramos cerrar los ojos y volver a abrirlos en una situación distinta. En cambio, si estamos disfrutando de un buen momento pedimos que no se acabe y en ocasiones nos distraemos de disfrutarlo lo suficiente porque nuestra mente está deseando que no termine o imaginando cómo será la tortuosa experiencia post placer.


En cualquier caso, la situación menos favorable es la que nos lleva a vivir una experiencia disfrutable o no y es solo hasta que pasa que nos damos cuenta de lo que teníamos en nuestras manos. Sucede, porque no somos conscientes de que todo, lo bueno y lo malo, pasa… De vivir el momento y entender que no tenemos control, somos solo pasajeros disfrutando del paseo.

Así ningún día es exactamente igual a otro, ninguna persona es idéntica a otra y ni siquiera nosotros mismos, pensamos y sentimos igual un día tras otro.

¿Quieres comprobar que lo que te digo es cierto? Te propongo que hagas el siguiente ejercicio:

Tomate una selfie, ahorita, si, no importa cómo estés, solo tómala, (no tendrás que compartirla con nadie) Identifica cómo te sientes, cuál es el sentimiento que predomina en este momento en ti, y cuáles son los pensamientos que más re rondan en la cabeza.

Ahora busca una foto en tu cel o en tu banco de imágenes, una tuya de hace un tiempo… y haz el mismo ejercicio, recuerda cómo te sentías ese día y en qué pensabas. Con seguridad y más allá de las canas, los kilos y las arrugas de mas o de menos… date cuenta de que hoy no eres ni estás igual que en aquel momento. ¿Por qué? Porque no tenemos control del tiempo, no podemos volver atrás ni dejarlo congelado y porque desde aquel momento hasta ahorita, haz vivido, conocido gente, visto acciones, leído y todo, todo lo que pasa a nuestro alrededor influye en nosotros. Entonces, haz cambiado.

Cambiar no es de temer, es de asumir que es parte natural de quienes somos, y significa evolucionar, significa en su mayor simpleza vivir.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo